Papel pintado o vinilo

Papel pintado o vinilo. Todo lo que debes saber

23/06/2021

Cambiar por completo el aspecto de una habitación infantil o un dormitorio juvenil nunca fue tan fácil, ni económico. El papel pintado y el vinilo se han convertido en una solución de lo más recurrente para renovar el estilo de una estancia, sin necesidad de obras ni grandes inversiones. ¿Te interesa saber cómo poner vinilo en la pared o si realmente merece la pena? En este post hemos recopilado las ventajas y desventajas de estos recubrimientos de pared.

Diferencias entre papel pintado y vinilo

Hace unos años el papel pintado era la opción más socorrida para aquellos que querían dar un toque diferente a las paredes, cubriéndolas con murales e impresiones de cualquier imagen que se pueda imaginar. Hoy en día, además se suma a la ecuación el papel pintado vinílico o vinilo adhesivo, que muchas veces facilita el proceso ya que incorpora su propio adhesivo y es más sencillo que no queden arrugas ni pompas. Ya que si al ponerlo queda mal, siempre puedes despegarlo y volverlo a colocar (antes de que se seque el pegamento). Además, en el caso de cubrir una habitación infantil, estos resultan especialmente fáciles de limpiar. Tanto papel pintado como vinilo están disponibles en multitud de colores, texturas y dibujos. Además, ambos aguantan muy bien el paso del tiempo y las manchas, por lo que son ideales para dormitorios de niños.

Tipos de papel pintado para la pared

  • Papel pintado normal. El papel pintado de toda la vida, la capa decorada lleva el dibujo impreso, sin revestimiento protector. La mayoría de papeles de pared no resisten a la humedad. Para colocarlos, se necesita cola en la pared y en el reverso del propio papel.
  • Vinilo. Cuenta de papel base y una capa decorada vinílica. Es una opción más gruesa y resistente, que se puede lavar sin problemas.
  • Papel con base textil. La capa base de este papel tiene un componente textil, lo que permite que encontremos una infinidad de diseños y texturas. Además, una película vinílica actúa como protector.

Sus ventajas

Son muchos los motivos por los que apostar por estas opciones para cambiar el aspecto de un dormitorio infantil o juvenil. Entre ellas:

  • Aporta un toque único y original, que ayuda a dar a las habitaciones infantiles ese aspecto tierno y cálido
  • Son fáciles de limpiar y resisten mejor que la pintura (el tipo vinílico)
  • Pueden encontrarse todo tipo de diseños, tamaños y precios
  • Son una opción ideal para cubrir desperfectos de la pared, incluso algunos modelos se pueden instalar sobre gotelé
  • Pueden utilizarse para cubrir todas las paredes del dormitorio, personalizar o restaurar muebles o darle protagonismo a una única pared de la estancia
conócenos en nuestra tienda de Granada

¿Cómo se pone el papel pintado?

-En primer lugar prepara la pared. Para que el resultado sea lo mejor posible, lo ideal es que la pared sea lisa, no tenga agueros y esté limpia. De hecho, muchos papeles y vinilos solo se podrán pegar en superficies lisas.

-Calcula el número de rollos que necesitas. Para ello, mide la altura de la pared sin contar el radapie, divide la longitud del rollo por la altura de la pared para obtener el número de largos de cada rollo. Mide el perímetro de la habitación, restando puertas y ventanas. Divide el perímetro entre el número de largos que te salió antes. Si el diseño que te gusta tiene dibujos que tienen que casar entre sí, calcula al menos un 10% más de papel.

-Encola la pared. Pero antes lee las instrucciones de cada fabricante. Comprueba que el primer trozo esté completamente recto, sino ninguno lo estará. Para ello puede ayudarte dibujar una línea vertical con ayuda de un nivel. Encola la pared con la brocha. Si te sales de la zona en la que quieres poner papel, puedes limpiarla con un trapo húmedo en agua caliente.

-Coloca el papel. Enrolla el papel al contrario de como venía. Aplica un poco de cola en el reverso y coloca la tira de papel en la parte alta de la pared, presiona y ve desplegando el rollo hasta la mitad. Pasa un cepillo seco por el papel pegado para evitar burbujas. Sujeta el resto del rollo plegado y no lo sueltas hasta que la parte superior esté bien pegada y sin bolsas de cola.

-Repite el proceso con la otra mitad.

Como puedes ver, es un proceso sencillo pero que requiere un poco de paciencia. Lo mejor del vinilo, además de las ventajas que ya hemos mencionado, es que incorpora el pegamento y resulta más fácil pegar y despegar mientras que se pone, por lo que te puedes ahorrar la parte del encolado.


Conclusión

¿Te animas a cambiar el aspecto de las paredes del dormitorio infantil de tu hijo? Nosotros por nuestra parte te ofrecemos toda nuestra experiencia como expertos en dormitorios infantiles a medida en Granada.

Entra en nuestra web y descubre nuestros diseños más originales y únicos.

Cuidamos de los detalles para cuidar de ti.  

Los comentarios están cerrados.